El Rey Emérito Juan Carlos I le ha anunciado a su hijo Felipe VI su intención de abandonar España “ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados” de su “vida privada”, según un comunicado difundido por la Casa del Rey en la tarde de este lunes.

El anuncio se produce en plena investigación judicial de las finanzas del Rey Emérito, y de momento no se conoce el destino del padre del Rey Felipe VI, aunque el ex-monarca nos ha transmitido en exclusiva que le gustaría mucho retirarse en Brasil, Cuba o Venezuela, pero que en los dos últimos no tiene muchas esperanzas puestas en que lo dejen entrar.

Juan Carlos dice adiós a la presión mediática, se aleja para “evitar dañar la imagen de la Casa Real en el extranjero”. Con su “exilio”, quiere dejar atrás sus errores y encontrar su paz interior en una casita de madera en el Caribe, rodeado de mojitos y bellas mulatas.

“Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen. Ruego, me des una carta de recomendación para presentarla ante los gobiernos de los posibles destinos para mi retiro porque sé que a tí en Cuba, te miran con buenos ojos”, concluyó Juan Carlos con estas palabras dirigidas a su hijo el Felipe VI.