El sobrino de Rey de España, Felipe Juan Froilán, ha transmitido a la Casa Real el deseo de acompañar a su prima Leonor a Gales, lugar elegido donde cursará bachillerato, para defenderla si le hacen bullying en el instituto o algún macarra la molesta, pero sobre todo para seguir formándose e ir acostumbrándose a vivir en el exilio. Un círculo cercano al pequeño Borbón aseguran que está muy ilusionado por cambiar de aires.

“El es consciente de que antes o después va a tener que irse al extranjero. Tiene la esperanza de que antes de que acabe la legislatura funcione alguna moción de censura o algo gordo que le asegure vivir aquí a cuerpo de rey para siempre, pero por si acaso, quiere empezar a experimentar la sensación de vivir exiliado como su abuelo para cuando llegue el momento estar bien formado”, explicó ‘el chusta’ amigo íntimo de Froilán.

En Zarzuela se han quedado sorprendidos y consideran brillante la idea que ha tenido el pequeño Borbón. Todos los consejeros y asesores de la Casa Real coinciden en que para los próximos presupuestos generales deberían de solicitar una partida para financiar la formación para futuros exilios. En este caso al ser los propulsores de la idea, los gastos de Felipe Juan Froilán en el extranjero correrán a cargo de la Generalitat Catalana.

Desde Abu Dhabi, el abuelo Juan Carlos ha felicitado a su nieto por la gran idea aportada para el bien de la familia invitándolo a gastos pagados al resort donde se aloja pero con la condición de que le lleve dos o tres cajas de manzanilla de Sanlúcar de Barrameda y algunas botellas de whisky bueno, según el ex-monarca allí las hay pero lo miran mal cuando las compra.