El rey Felipe VI se ha dirigido al conjunto de los españoles en uno de los discursos de Navidad más aburridos de los últimos tiempos. El monarca ha estado apunto de quedarse dormido en varias ocasiones, escuchando su mensaje navideño, según ha explicado el propio rey de España a uno de los reporteros de Cabronews en una entrevista tras terminar la emisión de su tradicional discurso navideño.

“Reconozco que tiene que ser un auténtico coñazo tener que oír mi discurso todos los días 24 de diciembre a las 9 de la noche. Además que pongas el canal que pongas salgo yo hablando y soltando el mismo rollo de siempre. Este año por desgracia y por culpa del coronavirus el discurso ha cambiado un poco”, revelaba el rey.

“Aún así entiendo que ha sido infumable y hasta yo mismo he intentado cambiar de canal a esa hora y poner otra cosa en la televisión, ya que el discurso es grabado y no se emite en directo. A esa hora suelo estar en Zarzuela con mi familia comiéndome una mariscada de las gordas y jugando al dominó”, aseguraba el hijo de Juan Carlos I.

“Hasta mi mujer Letizia me ha dicho al verme por televisión: Felipe por dios cambia de canal que nos quedamos dormidos, pero por más que he intentado cambiar de emisora y desaparecerme de la televisión no he podido, hasta que a una de mis hijas se le ha ocurrido la brillante idea de poner una película de Netflix, menos mal, sino nos hubiéramos quedados dormidos todos antes de las 9.30 de la noche”, aseguraba el monarca.

“A ver si el año que viene innovo y doy otro tipo de discurso más divertido y suelto algún chiste bueno que nos podamos reir todos en familia. Igual es el empujoncito que necesitan los españoles para retomar la confianza pérdida en la monarquía tras los últimos escándalos de mi padre el rey emérito”, sentenciaba el rey Felipe VI en exclusiva para Cabronews.