Esta semana se ha producido un altercado en el plató del popular programa del corazón Sálvame, al atentar un desalmado con dos artefactos, que más tarde calificaría Kiko Matamoros como “elementos de tortura medieval”.

El artífice del atentado ha sido Guillermo Jonpati, activista de una nueva red de culturetas, que se hace llamar “Me meo en el famoseo”, que están en contra del los programas del corazón y de los famosos sin mérito en general.

La acción en concreto ha consistido en arrojar un pico y una pala en el centro del plató del programa. En un principio los allí presentes se asustaron del ruido del golpe, pero al ver que se trataba de dos herramientas de trabajo, todos sin excepción, empezando por Jorge Javier, salieron corriendo mientras se escuchaban frases sueltas del tipo, “sálvese quien pueda”o “prefiero morir que agarrar un cacharro de esos”.

El grueso de los participantes en el programa se ha atrincherado en sus camerinos, pero alguno, como Belén Esteban, ha llegado corriendo a su casa y se niega a salir hasta que se le pase el susto.

En Cabronews hemos podido hablar con el presentador del programa, Jorge Javier Vázquez que se ha mostrado muy afectado al declarar que, “llevamos toda la vida sin dar un palo al agua”, “tienen que comprender que ver un pico y una pala de cerca nos ha causado una desagradable sensación”, “ya hemos conseguido que retiren esos artilugios obra del mismísimo Satanás, pero hemos decidido que hasta que no desinfecten no volvemos al plató”, “pero no por el coronavirus, sino porque esas cosas a nosotros nos dan salpullido”.