La Iglesia anda loca por volver a su actividad normal. Al sablazo económico que le ha supuesto todo lo que han dejado de ingresar por la cancelación de la Semana Santa, se suma la falta de ingresos por la inactividad de los cepillos y las velitas eléctricas esas que estan a lado de la puerta.

Es por ello que aunque el Gobierno les ha animado a dar las misas online, la mayor parte del Clero se muestra reacio a dicha propuesta ya que, “la gracia de ir a dar el sermón es contar después los billetes que hay en el cepillo” como nos ha comentado el padre Jesús Urero.

“Si al menos nos dejaran contar los billetes online no pasaría nada” ha comentado el Padre Juampe Setero, sobre este tema, “se pondría uno la toga con otra energía, con más ilusión, usted ya me entiende”.

“Yo siempre le he rezado a San Guijuela”, nos comenta el padre Curro Ñoso, “siempre he sido muy devoto de él”, “ahora está la cosa mala para que le voy a engañar, tenía en proyecto climatizar la piscina y me parece que me voy a tener que conformar con ponerle olas”.