El cura de Matalascañas (Huelva) Juan Carlos Gran Morro, ha reprendido a los feligreses de la localidad por no aportar el suficiente dinero para mantener la parroquia. Los reproches del cura, que se produjeron en una de las misas que ofrecía el pasado 4 de octubre, iban especialmente destinados a la falta de apoyo de los fieles a las obras de la iglesia, que han durado ocho años y han costado “una milloná”, según el párroco.

“Este dinero -ha asegurado- sale de las suscripciones de la gente, de los que más dan, aportando 50 euros, y de los que menos, con 6 euros”. Inmediatamente después ha comenzado a referirse a estos últimos. “Bueno, tampoco es nada, dar sólo 6 euros es de ser muy rata”, ha dicho molesto apelando a las personas que aportan la cifra más pequeña.

“Que yo me calle no significa que sea tonto. Sé quién da y quién no da pero desde hoy mismo empezaré a revelar las confesiones de quien no ponga en el cepillo un billete de 10 euros como mínimo”, explicó en una abarrotada parroquia.

“La Iglesia Católica no quiere tener a feligreses ni rácanos ni tiesos. Así que ya saben, o ponen más billetes en el cepillo o todos en el pueblo sabrán vuestros pecados, bien sean carnales o cualquier pecado que me hayáis confesado”, sentenció el párroco de Matalascañas para finalizar una de la misa del 4 de octubre.