El hijo de Isabel Pantoja, Kiko Rivera, que desde hace unos meses percibe una ayuda económica de la Junta de Andalucía, debido a su condición de trabajador autónomo, de 700 euros, ha anunciado que está en la más absoluta ruina pero que aun así se siente muy feliz porque está “buenorro”, según ha asegurado él mismo en una entrevista mantenida con los reporteros de Cabronews.

“Es cierto que no tengo un euro, gasto mucho más de lo que actualmente gano, y a veces esto me embajona un poco, pero al rato paso por delante de un espejo, me miro y se me pasa”, explicaba el Dj sevillano.

“Llevo varios meses sin absolutamente nada que hacer y la verdad es que lo llevo bastante bien, es como si llevara años haciéndolo, me he adaptado increíblemente bien al estar sin dar ni golpe”, aclaraba el hijo de la tonadillera.

“Lo último que he hecho estas semanas atrás es mandar desde mi sofá a que pongan espejos por todas las habitaciones de mi casa y hasta por los pasillos, para subirme el ánimo al verme reflejado en ellos”.

“Menos mal que soy guapo y luzco un cuerpazo, no quiero ni imaginarme lo que sería ser un tieso y encima ser un choco”, concluía Kiko.