Kiko Matamoros lleva estando en el centro de la polémica mucho tiempo. Tras pasar por unos baches de salud después de su extirpación de vesícula, el colaborador y su pareja, Marta López, se fueron a pasar unas semanas de ensueño a México, aunque el conocido tertuliano asegura haber llegado “reventado” de sus vacaciones.

“No soy capaz de llevar el ritmo de mi chica. Tengo que ir dosificando mi energía durante el día porque de no ser así no llegaría a la cena, me dormiría antes. Como me falten dos horas de siesta no rindo por las noches”, aseguró Kiko a una prestigiosa revista del corazón.

El colaborador también mostró su preocupación por la diferencia de edad con Marta López al entender que no será capaz de darle a su novia todo lo que ella le pida mucho tiempo más. “Tengo ya una edad en la que no siempre el cuerpo me responde como me gustaría. Mi chica es muy fogosa y en alguna ocasión he tenido que tirar de algún fármaco para estar a la altura”, añadió.

“Estoy barajando la posibilidad de ofrecerle hacer tríos invitando a chavales de su edad para que la pobre disfrute alguna noche sin miedo a que se me pare el corazón en plena faena. Cualquier día me da un patatús”, concluyó un muy afectado Kiko Matamoros.