Las críticas tras las operaciones del colaborador Kiko Matamoros van llegando a la redacción de Cabronews. La última, ha sido una declaración fuera de micro filtrada por alguno de sus compañeros. Esos que se dedican a filtrar cotilleos y de los que visto lo visto no se puede uno fiar.

Al parecer la Kiko, después del programa, en el camerino y con dos o tres gin tonics encima, se aventuró a contar confesiones de los resultados de su última operación de estética.

“Pues las primeras noches lo pase fatal”, apuntó, “me tiré un pedo y se me abrieron los puntos”, “corriendo para el hospital”, “me recauchutaron y ahora no puedo cerrar los ojos sin abrir la boca”.

El colaborador, muy suelto de lengua, fue dejando confesiones como “cuando estornudo tengo que tener cuidado porque se me escapan los pedos y a veces vienen con derrape”, “para abrir un orificio corporal tengo primero que cerrar otro, estoy como las puertas de los submarinos”.

“Aunque lo más raro es dormir con los ojos abiertos, yo ya casi me estoy acostumbrando, pero mi pareja se llevan unos sustos que se caga encima casi todas las noches”, concluyó un estirado Kiko.