El rey emérito, Juan Carlos I, ha presentado este domingo una declaración voluntaria ante Hacienda por importe de 4,4 millones de euros, incluyendo intereses y recargos, tras una segunda regularización fiscal. Según ha confirmado el propio ex monarca a uno de los reporteros de Cabronews en una entrevista, el padre de Felipe VI se ha quedado con tan solo 18 euros en su cuenta bancaria tras regularizar su deuda con Hacienda.

“Hacienda somos todos”, explicaba Juan Carlos I a nuestro reportero. “Aunque la verdad que me han pegado un buen bocado en mi cuenta, me han sobrado únicamente 18 euros. Voy a tener que llamar a mi hijo Felipe para ver si me hace un Bizum de aunque sea 5 euros para así poder sacar 20 euros de un cajero, porque ni para eso me llega en estos momentos”, afirmaba el ex jefe de Estado.

“Estoy completamente arruinado, entre Corinna y Hacienda me han dejado en números rojos. Esta mañana ya he recibido tres llamadas de Cofidis diciéndome que si quiero un prestamo de 3000 euros que lo tengo preconcedido. He estado a punto de aceptarlo, por suerte mi nieto Froilán, que es un fuera de serie, me llamó justo en ese momento y me dijo que no me metiera en eso, que el me hacía una transferencia de 500.000 eurillos para que tirara tranquilo las navidades”, admitía el rey emérito.

“La verdad que mi Froilán es para comérselo, siempre está dando la cara por la familia. Él y mi yerno Iñaki Urdangarin son mis favoritos de toda la Casa Real, el resto son una panda de desagradecidos. Ni una sola llamada he recibido de ninguno de ellos desde que que me vine a Arabia Saudí”, sentenciaba un enfadado Juan Carlos I a nuestro reportero.