La diseñadora empresaria y aristócrata, Agatha Ruíz de la Prada, ha confesado a través de una entrevista realizada en rigurosa exclusiva en nuestras instalaciones que siempre fue daltónica. No presenta un grado muy alto de daltonismo pero nos ha asegurado que con muchos colores tiene problemas.

“No es que sea daltónica, yo distingo el rojo perfectamente, el verde, amarillo, azul. Los que me desesperan son los púrpura, el rojo caldera, el azul añil, rosa terracota, malva. ¿Qué mierda de colores son esos? Pues aún así, he conseguido ser una diseñadora de prestigio usando mis armas”, explicó Agatha en el estudio.

“El secreto de mi éxito como modista y diseñadora es que como no se distinguir bien ese tipo de colores, pues los pongo todos ahí, revueltos, como caigan, y sin seguir ningún patrón y hasta que me parece. En algunas ocasiones hago auténticas obras de arte. También reconozco grandes truños, aunque todo se vende”, añadió.

“Quiero mandar desde aquí un mensaje a todas esa personas que como yo, no entienden cómo alguien puede ponerle esos nombres a los colores. Me gustaría saber quién es esa persona u organización”, concluyó una muy indignada Agatha Ruíz de la Prada.