El Presiente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha querido dejar “perfectamente claro” que se sancionará “con la máxima dureza” que permita la ley a los ciudadanos y ciudadanas que se tiren pedos sin respetar el “distanciamiento social”. Esta es la última medida que el ejecutivo de Pedro Sánchez ha llevado acabo para frenar el coronavirus.

“No va a salirle gratis a nadie los posibles contagios que puedan realizar con sus flatulencias”, ha asegurado uno de los portavoces del Ministerio de Sanidad en una entrevista en la Ser en la que ha informado de que la Policía Nacional investigará de forma “concienzuda” a quien se “cruja” en la vía y lugares públicos.

Ya este martes se han podido conocer que antes de presentar sanción, los agentes someterán a los infractores a la prueba PCR pudiendo imponer sanciones que oscilan entre 300 y 3.000 euros para los casos negativos y hasta prisión sin fianza para los casos positivos al entender las autoridades sanitarias que es un delito contra la salud pública.

Muchos ciudadanos y ciudadanas que padecen de gases han mostrado su preocupación por esta medida de contención que quiere establecer el Gobierno. Para estos casos podrán solicitar a su médico de cabecera un documento que justifique que tienen problemas instentinales y podrán ventonsear libremente en todo el territorio nacional.