Según ha confirmado en rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, las luces se apagarán 10 días antes de lo previsto. Así, el apagado, que en los años previos a la pandemia ya había generado gran expectación y formaba ya parte de los eventos navideños de la ciudad , será el mismo jueves 6 de enero a las 23:59h.

Tanto el alcalde como el resto de concejales han tenido que tomar está medida con carácter de urgencia, después de comprobar el estado de las cuentas públicas tras el pago de la factura de la luz de diciembre.

“Aparte de apagar el alumbrado navideño días antes, nos hemos visto obligados a cobrar a cada ciudadano 5€ más en sus impuestos anuales para poder sacar a la ciudad de la bancarrota”, explicaba el alcalde desde el balcón del ayuntamiento esta misma mañana.

“La sexta ola de contagios no ha ayudado a que la gente haya venido a visitarnos y eso se ha dejado ver en las cuentas. Hemos invertido mucho en esta Navidad habiendo recibido muy pocos ingresos. El año que viene, tendremos que estudiar bien el precio del megavatio antes de darle al interruptor para que no nos vuelva a pasar esto”, concluyó Abel desde el balcón a pleno pulmón.