El 90,2% de los españoles usan las mascarillas obligatorias de protección al Covid-19 para evitar sanciones, un 8% porque los demás la llevan y sólo un 1,8% por miedo a contraer la enfermedad. De ahí el término “quitamultas”

Así lo pone de manifiesto el ‘Informe de Opinión Pública: Uso de la mascarilla ante el Coronavirus’, que asegura que los ciudadanos y ciudadanas si no vieran a sus vecinos con las mascarillas puestas o si no multaran, ni se acordarian de cogerlas antes de salir de casa.

Además, el informe destaca que las personas nacidas en 1980 o antes, tienen el mismo concepto de las mascarillas que de los cascos para ciclomotores y motocicletas de su época, iban circulando con sus “motos” con el caso en el codo y sólo se lo ponían cuando veían a los guardias.

Asimismo, el estudio refleja que el 100% de las personas denunciadas por no llevar la mascarilla puesta, alegan tener alguna enfermedad respiratoria, aunque muchas de ellas llevan su paquete de “Winston” en el bolsillo.