Un grupo de jóvenes vecinos del popular barrio de Vallecas, han sorprendido esta misma mañana a dos agentes en un patrullero aparcado a la sombra de un árbol  preparándose dos rayas de cocaína de gran tamaño. Los chicos no dudaron en increparles llamándolos corruptos y drogatas, y éstos como excusa, intentaron convencerlos de que estaban analizando el porcentaje de pureza para redactar el acta de la denuncia.

Hemos localizado a dos hermanos presentes entre el grupo de amigos que pillaron a los policías: “nos tomaron por idiotas, quisieron convencernos de que cuando se confisca una sustancia hay que probarla, así saben a ciencia cierta la droga confiscada, su grado de pureza y los efectos narcóticos que producen en los seres humanos”, nos comentaron entre risas.

Los hermanos al igual que el resto de amigos, coinciden en que desde que dejaron de ir al colegio por el confinamiento, son muchos los días que ven coches de policías bajo la sombra de ese árbol. “Nos acercamos porque ya no podíamos aguantar la curiosidad, pensábamos que se paraban para echarse una siesta o comerse un bocata. Nos quedamos fríos cuando vimos lo puestos que iban”, añadieron.

El grupo de jóvenes, ha barajado denunciar a los agentes pero desestimaron esta opción asesorados por sus hermanos mayores. “De esta manera los tenemos cogidos por los huevos, si algún día nos pillan fumando marihuana en el parque tendrán que hacer la vista gorda”, concluyeron los simpáticos hermanos.