El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitó la semana pasada ‘El Hormiguero’ para analizar la actualidad política y someterse a las preguntas más personales que le hicieron Trancas y Barrancas. Además, Sánchez participó en un juego donde tenía que responder qué clase de cosas haría con cada uno de los siete políticos seleccionados: Yolanda Díaz, Salvador Illa, Pablo Iglesias, Pablo Echenique, Isabel Díaz Ayuso, Pablo Casado y Santiago Abascal.

Ante la pregunta de Si haces puenting, ¿a quién le dejarías la cuerda?”, Sánchez no dudó en elegir a su compañero de partido Salvador Illa porque “es una persona de fiar, que siempre defiende sus convicciones y principios”, explicó. El Presidente también ha alabado a otros dirigentes del Gobierno como Pablo Iglesias, a quien elegiría para irse de fiesta, y a Pablo Echenique le escogería para elegir piso.

Con total transparencia, Sánchez confesó que jamás dejaría la llave de su casa a Pablo Casado , “lo tengo clarísimo y tampoco le compraría un coche de segunda mano”, añadió el alcalde. Para planear un atraco escogería a Santiago Abascal ” y creo que lo bordaría en ese papel”, comentó Sánchez.

Para contarle sus problemas, Sánchez escogió a Inés Arrimadas, a quien durante el programa felicitó por todo lo que había logrado y comentó que con Arrimadas “había que encontrar soluciones”, dejando la puerta abierta ante un futuro pacto entre PSOE y Ciudadanos.

Finalmente, el presidente eligió a la ministra de Trabajo, para crear un negocio a medias. “Yo con Yolanda tengo muchas discrepancias, pero creo que en eso la ministra es de fiar”, concluyó Pedro Sánchez sin antes comentar que aún así, jugaría al escondite con todos ellos y asegura que siempre ganaría él. Al parecer, de pequeño fue campeón de su barrio muchos años seguidos, cuando se escondía nadie le encontraba.