Aunque resulte chocante que una independentista utilice símbolos contrarios a su opción política, la efectividad de la medida esta haciendo furor entre ellas. De tal manera que se han agotado las existencias y se han visto colas kilométricas en las tiendas.

Nuestros reporteros se han trasladado a una de estas tiendas y han entrevistado a  Manolo Españolo: “La verdad es que no esperábamos esta repercusión, solo habíamos sacado al mercado 500 unidades pero las ventas nos han desbordado; tenemos previsto sacar otras 100.000 unidades para cubrir toda la demanda”.

Hemos podido hablar con unas de las compradoras que prefiere mantener su anonimato, para no poner en alerta a su marido independentista y para que su compra pueda ser efectiva: “Espero que tenga éxito, ya que mi pareja es muy cansina en lo que se refiere al sexo y me lo demanda  a diario, a ver sí le bajo la libido y me deja tranquilita unos días” nos confiesa.