El Ayuntamiento de Sevilla, ha sido el primero en aprobar la propuesta, con la que se intentará evitar la saturación de hospitales debido a golpes de calor provocado por las altas temperaturas de la capital andaluza. Las personas que tengan piscina y no inviten a sus amigos en todo el verano podrán ser sancionados con hasta 500€ de multa.

Cada persona que tenga entre sus amigos a alguien con piscina en su casa, podrá exigirle que le invite, al menos, cinco veces durante el verano. Los partidos que han estado de acuerdo en dar luz verde a esta nueva ley han sido PSOE y Unidas Podemos mientras que PP, Ciudadanos y VOX han votado en contra alegando que “es mejor bañarse solo que mal acompañado”.

“Para estar en mi piscina rodeado de tiesos gorrones durante todo el verano prefiero estar solo, además así ahorro en gastos de limpieza y mantenimiento de la piscina, que parece que no, pero se va un buen dinero en su mantenimiento”, ha admitido Francisco Mojado, número 2 de VOX en Sevilla.

Las sanciones oscilarán entre 50 y 500€, dependiendo de cuántas veces el amigo con piscina invite o deje de invitar a sus amigos. Para que una persona sin piscina pueda exigir la invitación, debe demostrar que la amistad con el privilegiado nació hace, al menos, 6 meses.

Únicamente serán válidas las invitaciones directas, siendo consideradas no válidas aquellas del tipo «no tienes ni que decírmelo, vente cuando quieras a mi piscina», el propietario de la piscina deberá llamar por teléfono al amigo en cuestión e invitarlo un día de la semana en concreto y a partir de una hora.

También será el encargado de comprar la carne y la bebida y de estar pendiente de la Barbacoa durante todo el tiempo que esté su amigo en la piscina. “No debe faltarle de nada al amigo invitado”, ha insistido Dolores Secano, diputada de Unidas Podemos en Sevilla y promotora de esta nueva medida.