Magaluf, localidad turística española situada en el término municipal de Calviá, en la isla de Mallorca, se ha convertido en la meca del turismo etílico para británicos.

El gobierno balear ha aprobado un decreto pionero en Europa que consiste en quitar las barandillas de los balcones de los hoteles para así facilitar el salto de los británicos borrachos, ya que según informes forenses las barandillas son más peligrosas que los propios guiris.

Uno de los reporteros de Cabronews ha podido entrevistarse con Juan Balcones, alcalde del municipio mallorquín, que nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“Lo del «balconing», lo llevamos haciendo los mallorquines toda la vida y nunca ha pasado nada, es cierto que siempre saltamos desde balcones que no tienen barandilla y asegurándonos que la piscina está llena antes de saltar. Pasa que los británicos estos se lían a beber y se olvidan de las medidas básicas de prevención que le transmitimos desde nuestros hoteles”. ha afirmado el alcalde.

“Las medidas son solo 2 pero igual de importantes ambas: 1. Mirar que la piscina esté llena antes de saltar. 2. Nunca saltar con el cubata en la mano, para así poder coger mayor velocidad y más impulso en el salto” ha añadido el Sr. Balcones.

“Además de estas dos medidas, este año hemos eliminado las barandillas de los balcones, así los saltos serán más limpios y reduciremos notablemente el riesgo de accidentes”, ha sentenciado el alcalde a nuestro reportero.