EL alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha aclarado en una entrevista en exclusiva para Cabronews que su infancia no fue nada fácil y nos ha confesado bastantes anécdotas de su etapa en la escuela donde según nos ha manifestado lo pasó realmente mal.

“Durante mi etapa en la escuela en el recreo otros niños me quitaban el bocadillo y me llamaban gafotas y empollón”, explicaba el alcalde de la capital de España. “Otros niños abusones entre los que se encontraban Santi Abascal y Ortega Smith me obligaban a jugar los partidillos en el recreo de portero y me chutaban los balonazos a la cara. Mi madre la pobre no ganaba para gafas”, aclaraba el alcalde madrileño.

“Yo creo que el motivo de quedarme tan pequeñito fue por eso, por no desayunar nunca entre semana por culpa de los abusones del colegio. Además en el recreo o me tenía que poner de portero o no me dejaban jugar a la pelota con el resto de niños, así que decidí ponerme a estudiar durante la media hora de descanso, y fue casi peor, los abusones empezaron a llamarme empollón y gafotas y a hacer aviones con las hojas de mis cuadernos. Fue un autentico infierno esa etapa para mí”, aseguraba el político del PP.

“Ya por último, lo que hice para evitar que me rompieran las gafas a pelotazos y que me llamaran empollón fue juntarme con las niñas, que eran mucho más amigables que los niños, me pasaba el día entero con ellas en los recreos haciendo repaso de los niños más guapos de todo el cole. El tema de conversación no es que me apasionara demasiado, pero al menos durante esa etapa pude desayunar mi bocadillo tranquilamente y mi madre además se ahorró un dineral en gafas”, sentenciaba Martínez-Almeida a nuestro reportero.