Ryanair ha anunciado en el día de hoy que, a partir de ahora, sus pilotos y azafatas tendrán que sacarse sus billetes como un cliente mas, “que para eso están disfrutando de un vuelo como todo el mundo” nos cuenta su presidente Michael O’Leary.

Esta sorprendente medida se hace ahora con la intención de solidarizarse con sus clientes, que en los últimos tiempos han recibido con desagrado ciertas medidas, “al principio todo son quejas pero luego me lo agradecen” nos cuenta Michael, “el día que anuncié la obligación de llevar todo el equipaje de mano en un neceser la gente se llevó las manos a la cabeza pero ahora todo el mundo dobla mejor la ropa y mete plumíferos y botas de vaquero sin ningún problema”.

“Lo siguiente que tengo pensado es quitar los asientos porque al final se te duermen las piernas y es malo para la salud, seguro que alguien se queja pero es porque todavía no confían en mí, ¡luego se alegran seguro!” nos cuenta con la mirada fija y los ojos inyectados en sangre.