Un señor de Alicante desesperado por tener nuevas experiencias sexuales con su esposa, decide regalarle unas bolas chinas y ésta, desconociendo la intención del marido y la utilidad de las bolas, las usa como adornos para decorar el árbol de Navidad.

Hasta esta bonita ciudad valenciana se ha desplazado una de las reporteras de Cabronews, para localizar a Jaume Calen Torró, el desesperado señor que ya no sabe qué hacer para cumplir con su señora algunas de sus fantasías sexuales. Estas son sus palabras:

“Después de 25 años de matrimonio, la pasión se apaga. Para mantener la llama encendida, no paro de inventar y proponer a mi mujer hacer cosas nuevas en la cama, pero ella de uno años para acá se ha vuelto fría como un témpano y yo escupo a un gato y pelo de lo caliente que estoy”.

“Pensé en regalarle un vibrador y me arrepiento de no haberlo hecho. No os imagináis como se me quedó la cara cuando la vi sacar las bolas chinas de la caja y automáticamente colocarlas en el árbol de Navidad, ya no sé por dónde tirar”, asegura un desilusionado Sr. Calen Torró ante nuestra reportera.