En estos días asistimos a difíciles momentos en la vida personal y profesional de Pablo Echenique. Por un lado, Iñigo Errejón le ha obligado a echar horas extras como secretario de organización para apagar los numerosos incendios que ha provocado y ayer, para colmo, conocíamos la condena firme por no dar de alta a su asistenta personal, lo que le convierte en diana perfecta de los medios más escorados a la derecha.

Pero no todo iban a ser malas noticias, en Cabronews conocíamos su enorme afición por el cine de autor, lo que no conocíamos era su amor por las peripecias del aclamado inspector Gadget, claro que el bueno de Echenique siempre tuvo preferencia por el malvado Dr Gang, ¡que tenía un gato y una silla como él!

“En la televisión me da pudor, pero me encanta imitar la risa de Gang, me reconforta ponerme fotos de mis compañeros del consejo de sabios, señalarlos con el dedo y reírme acariciando mi gatito mientras les hago todo tipo de fechorías en mi mente claro, sin maldad” nos dice Echenique con la mirada perdida en el infinito.

Cuando supo que se iba a rodar la película, no tuvo duda, iría al casting aunque ese día se votaran los presupuestos “es mi sueño, no puedo renunciar a él, el papel es mío porque yo soy el Dr Gang, el Dr Gang vive en mí, no siento que interprete nada, soy yo mismo y eso creo que fue lo que terminó de convencer al director”.