El místico presentador de la ‘Nave del Misterio’ Iker Jiménez, aseguró en su último programa de ‘Cuarto Milenio’, que tenía pruebas feacientes de que el epidemiólogo Fernando Simón cierra todos los bares de su barrio, ahora con el horario reducido de la hostelería y anteriormente a las restricciones también los debía cerrar.

El periodista vitoriano basa su teoría en el aspecto de Simón, en el peinado que lleva, el aspecto desaliñado con el que suele asistir a las ruedas de prensa, su barba de una semana y sobre todo, por el tono de voz que tiene. Tanto Iker Jiménez como los demás expertos colaboradores invitados al programa, coinciden en que esa voz es muy serrana y ‘aguardientosa’, similar a la de Joaquín Sabina o Quique San Francisco.

“Todos los indicios, pesquisas y pruebas nos llevan a pensar aquí en la nave del misterio, que el doctor Fernando Simón tiene hábitos semejantes a los de Joaquín Sabina o Quique San Francisco”, dejó caer en la mesa Iker a sus invitados para abrir el primer punto a debatir en el programa.

Todos los invitados coinciden en que el epidemiólogo tiene pinta de echar los ‘chococrispis’ en whisky en el desayuno. Aunque también aseguraron de no haber visto a Fernando Simón tomar otra cosa que no sean almendritas.