El rey Felipe VI ha anunciado esta mañana que renunció a la herencia económica que pudiera corresponderle de su padre Juan Carlos I debido al enorme desembolso económico que hubiera tenido que realizar a causa del impuesto de sucesiones.

“Hubiera sido una auténtica ruina” ha afirmado el Felipe VI en una entrevista telemática desde unos de sus yates en Mallorca a uno de los reporteros de Cabronews.

“Es increíble con lo que ha luchado mi padre por este país y que en vez de poder dejar todos sus ahorros de forma integra a todas sus hijos y nietos tengamos que darle el 34% de sus ahorros a Hacienda”.

“Por este motivo y en señal de protesta he decidido no cobrar la Herencia del Rey emérito. ¡Es un impuesto abusivo!” manifestaba el rey Felipe VI mientras se tiraba en bomba a la piscina de su Yate.

Tras secarse con su toalla y encenderse un puro Cohiba, Felipe VI ha concluido diciendo que “Haré todo lo que esté en mi mano para erradicar esta absurda ley propia de una época medieval y de señores feudales”.