Félix Tillo, albañil de profesión y cuñado de vocación, ha sido expulsado de un supermercado de su localidad después de pasar horas golpeando sandías con la  mano para averiguar cuál era la más madura.

Al parecer, Félix quería impresionar a su familia política, después de pasar todo el invierno asegurando que el era el mejor del mundo escogiendo sandías.

Félix había llegado al supermercado al mediodía y cuatro horas después seguía dando golpes en las sandías con la oreja pegada intentando determinar cuál era la más adecuada para llevar al evento familiar.

Mientras empleados y clientes observaban atónitos, el señor Tillo cada vez más nervioso y colorado rompió a llorar gritando, “no tengo ni idea de cómo se hace esto, buaaaaah, buaaaaah”. Ante tal alboroto el encargado del súper no ha tenido más remedio que acompañar al señor Postureo a la salida, mientras este seguía llorando.

Una vez en la puerta del establecimiento, el encargado de la frutería ha salido con una sandía que según él, era la mejor de todas las que se encontraban en el estante y se la ha entregado al desconsolado cuñado, el cual después de agradecerle y besarle durante minutos se ha marchado conforme con la situación.

Una vez que Félix ha salido de escena, el encargado de frutería ha dicho en voz alta, “le he dado la mas verde”, lo que ha desatado la carcajada de los presentes.