Ha saltado la noticia esta misma mañana cuando según fuentes oficiales Pedro Sánchez, tras entrar por la puerta del Congreso de los Diputados descamisado, oliendo a vino y con los ojos rojos como guindillas, ha gritado “Apartarse de mi camino!!!! Que estoy muy locoooo!!! A mí la izquierdaaaaa!!!!”.

Rápidamente han aparecido los servicios médicos de emergencia, que tras una minuciosa inspección le han puesto una camisa de fuerza y le han diagnosticado la enfermedad conocida como ‘estrés postvacacional’.

Uno de nuestros reporteros se ha dirigido rápidamente al lugar de los hechos y se ha entrevistado con Roberto Curado, uno de los médicos del 112 que ha atendido al líder socialista, que nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“Muchos de los políticos que se encontraban en ese momento en el Congreso no se han dado ni cuenta ya que estaban durmiendo la siesta en sus sillones”. “Aunque no lo creáis, lo sucedido hoy con el presidente ocurre aquí casi a diario, estos políticos ya no saben que inventar para darse de baja y conseguir más días de descanso”.