El presidente de los EEUU ha sorprendido a todos con una rueda de prensa absolutamente insólita. Donald Trump convocó a los medios en un estado de crionización técnica: “La ciclogénesis explosiva que azota mi país me pilló jugando al golf y para cuando llegué al hotel casi me confunden con un muñeco de nieve” nos cuenta un divertido Donald.

Según nos ha confesado, el FBI investigó si el tipo que se hacía llamar presidente era realmente él: “¿Os lo podéis creer? yo solo podía mover mis ojos, fue así como indiqué a los agentes donde estaba mi móvil, abrieron mi twitter y pudieron verificar mi identidad”.

Finalmente, al ser preguntado por la crisis en Venezuela se mostró cauto: “En primer lugar necesito descongelarme lentamente, es un proceso largo y no exento de riesgos pero tengo intención de volar a ver a mi amigo Guaidó en cuanto deje de encharcarlo todo”.