Tras semanas de rumores, finalmente Ana Botella ha dado hoy un paso al frente y ha reconocido tener una profunda amistad con Nicolás Maduro. “Me reía mucho con él, al principio me sentía un poco culpable pero al final, nos dimos cuenta de que nos lo pasábamos genial estudiando juntos por las tardes y exponiéndonos los trabajos el uno al otro en casa” nos cuenta Ana.

“Aún hoy seguimos dándonos consejos, nos encanta jugar y sorprender con el léxico. -De inmediati- por ejemplo fue cosa mía, se lo sugerí y él no dudó en incluirlo en su discurso. Del mismo modo ocurrió con el -relaxing cup of café con leche- que fue idea suya y me lo quedé sin dudarlo, confiamos mucho el uno en el otro” nos comenta con toda naturalidad.

Sin embargo las cosas se están complicando, Jose María ya le ha dicho que esa amistad se tiene que acabar y ella, aunque parece resignada, se resiste “mientras tengamos Skype todo es posible”.