Nos llega en rigurosa exclusiva a Cabronews la denuncia de Dolores Fuertes, murciana de 55 años y clienta habitual de Amazon, que tras comprarse un masajeador de pies para corregir sus problemas de circulación, se ha visto obligada a demandar a la compañía por daños y perjuicios después de quedársele los pies atascados en el aparato y no poder sacarlos durante dos semanas.

Uno de nuestros reporteros se ha trasladado hasta Murcia y se ha podido entrevistar con Dolores que tras conseguir liberar sus pies del “aparato creado por el maligno”, como ella lo llama, nos ha dejado las siguientes declaraciones en exclusiva:

“Siempre que compro un producto en Amazon leo los comentarios y este masajeador de pies tenía 4,5 estrellas tras más de 1000 opiniones de compradores. Todo el mundo hablaba maravillas del masajeador, así que no lo dudé y lo compré con mi cuenta de Amazon Prime. A la mañana siguiente de encargarlo ya lo tenía en mi domicilio”, explicaba Dolores.

“Abrí el paquete me senté en mi sillón, metí los pies en el masajeador y puse el Sálvame. Entre grito y grito de los tertulianos noté como los pies se me empezaron a hinchar y cuando intenté sacarlos del aparato no pude, se habían quedado atascados”, aseguraba Dolores. “Horas más tarde y después de intentar zafarme del dichoso aparato sin éxito, decidí llamar al servicio al cliente de Amazon, pero no tuve suerte, un contestador me mantuvo 2 horas en espera con la musiquita de fondo hasta que me quedé sin batería en mi teléfono móvil”, aseguraba.

“Después de 2 semanas en las que perdí casi 10 kilos ya que no pude ni comer, ni ir a trabajar, y ni apenas moverme del sillón, se ve que el ‘aparato creado por el maligno’ decidió liberarme y por fin pude ir a comisaría a poner una demanda contra la compañía que me vendió el masajeador. En la vida me vuelvo a comprar otra cosa igual. No se lo recomiendo a nadie”, sentenciaba Dolores Fuertes a nuestro reportero.