La influencer y colaboradora en televisión Anabel Pantoja, ha confesado en Cabronews esta misma mañana, que antes se comía un barco velero cargado de donuts si se ponía. Estas declaraciones vienen acompañadas de una fotografía donde se puede observar el cambio de aspecto de la pequeña Pantoja.

“No hacía otra cosa que zampar bollos, me aburría en casa y me daba por comer pasteles. Era capaz de comerme en la merienda un barco velero lleno de donuts, palmeras de chocolate, cuñas y napolitanas de cremas. Mis padres me llevaron a un endocrino y estuve apunto de comérmelo también”, comentó Anabel.

“Fue llegar a la televisión y empezar a sacrificar esas tardes de dulces por una o dos piezas de fruta. Me daba tanta pereza comer fruta que había tardes que ni merendaba. Fue muy duro pero conseguí dejar los dulces y hoy me alegro, antes parecía una pepona”, añadió.

He de reconocer que he mejorado mucho físicamente, antes no me silvaba ni la olla exprés y ahora paso por una obra y los albañiles paran las máquinas para tirarme piropos. No sé cómo pero me he convertido en un pivonazo con el paso de los años”, sentenció Anabel Pantoja en rigurosa exclusiva.