El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha querido explicar al comienzo de su intervención en el Congreso de los Diputados por qué asistió al evento con el que el periódico El Español celebró su quinto aniversario. “Los ciudadanos tienen razón, no debería haber ido, me debería haber quedado en calzoncillos tirado en el sofá de mi casa”, aseguraba.

“La verdad es que me llevé una decepción de las buenas. Esperaba un banquete de los gordos, pero al final Pedro J. hizo gala de una tacañez extrema y puso como único plato brócoli salteado con más brócoli”, reveló el ministro. “No tuve más remedio que levantarme de mi mesa enfadado y salir corriendo hacia la salida del Casino de Madrid donde se celebrara el evento, haciendo peinetas al resto de comensales asistentes”, explicaba Illa.

“Una vez llegué a mi casa pude enterarme del revuelo que se había montado con la dichosa fiesta de Pedro J., y caí en la cuenta de que yo a los españoles se las tengo prohibidas, y fue en ese momento cuando pensé, joder, menos mal que no me he quedado a cenar, al menos por ahí tengo alguna excusa para no dimitir”, afirmaba el ministro de Sanidad.

“La verdad es que la fiesta estaba super ambientada, sino llega a ser por la desastrosa comida que planteo en el catering Pedro J., hubiéramos acabados a las tantas de la madrugada hartos de whisky de garrafón y cerveza del mercadona”, concluía Salvador Illa.