Muchos son ya los domicilios que tienen 2 o 3 perros, uno por cada dormitorio con una lampara puesta en la cabeza y una bombilla LED o de bajo consumo colgada de la nariz.

Y es que esta moda “progre” está marcando tendencia como lo hiciera en su día el disfrazar a los perros de Papa Noel en Navidad. Ya se hace raro entrar en una casa y no ver en cada habitación a un perro sentado encima de la mesita de noche con su lampara puesta en la cabeza a modo glamurosamente decorativo.

Pepe Rodriguez uno de los creadores de esta moda progre ha manifestado en su cuenta oficial de twitter que hoy en día quien no tenga al menos 3 perros con lamparas en la cabeza en su casa es un tieso y un antiguo.

PACMA por su parte ha anunciado que llevará a los tribunales a Ikea y a todas las grandes superficies de ventas de muebles que tengan a perros con lamparas en sus expositores con el fin de acabar con esta estúpida nueva moda progre.