Según hemos podido saber en Cabronews, Pedro Sanchez ha mandado los presupuestos a Don Julián, su antiguo tutor de séptimo y octavo, con la intención de lograr un ansiado aprobado que le quite el regusto a amarga derrota que se le ha quedado tras la sesión de ayer, “siempre tuvo un plan B trazado con su equipo de colaboradores más cercanos por si los presupuestos encallaban. Esta decidido a que se aprueben, es su única obsesión a pesar de que ya le hemos advertido de que tiene que ser en las Cortes, pero a Pedro ese detalle parece no importarle lo más mínimo” nos cuenta alarmado Juan Amargo, uno de sus asesores más destacados.

Entre sus más allegados conocen el gran afecto que Pedro tiene por Don Julián, al que quiere como un segundo padre, “Pedro está como ausente en los consejos de ministros, constantemente mira el móvil, esperando la nota de Don Julián” nos cuentan.

“Él siempre ha sido muy buen estudiante, llegó a COU sin suspender un solo examen, su madre le castigaba sin Spectrum si bajaba del 8”, nos cuenta Carmen Calvo, “la idea de que los presupuestos no tengan el visto bueno de Don Julián no le deja pegar ojo por las noches… el tema es que Don Julián padece de cataratas y solo le queda un 3% de audición por lo que no se convocarán elecciones hasta que ese hombre no se los lea”, nos asegura tajante.