Según un nuevo estudio realizado por la Universidad de Stand Stick, en Massachusetts, a parte del típico síndrome post-vacacional que sufren los afortunados que se van de vacaciones a la playa, han encontrado un nuevo síndrome que sufren aquellas personas con pocos recursos económicos, los denominados coloquialmente como “tiesos”.

Dichas personas, nos comenta el psicólogo Armando Buya, se han acostumbrado durante el verano a aparcar delante de la puerta de sus casas sin tener que buscar aparcamiento o teniendo que aparcar a quince minutos de distancia a pie.

Se han dado casos de usuarios que cuando consiguen aparcar no vuelven a usarlo hasta el próximo periodo vacacional como Navidades o Semana Santa para no volver a perder el aparcamiento.

Cabronews ha contactado con uno de esos tiesos, Benito Carmelas. Estas son sus declaraciones:

“Me han dado la baja psicológica porque no soportaba que alguien hubiera aparcado su coche delante de mi casa… Me sacaba de mis casillas y le arañaba la puerta o le desinflaba las ruedas”, asegura este singular “tieso” ante los micrófonos de Cabronews.