Alcaldes, concejales o directores de centros. De Murcia, Córdoba o Tarragona. De izquierdas o de derechas, han decidido saltarse los turnos de vacunación, apropiándose así del bien ajeno, gesto que llevan realizando desde hace ya muchos años.

Se han oído muchas excusas por parte de los políticos señalados. Algunos decían que sobraban vacunas y para aprovecharlas se las pusieron hasta a sus asistentas, antes de que se echarán a perder. Pues bien, esta misma mañana parece ser que se han puesto de acuerdo, y todos han expresado, por distintos medios, que la decisión de ponerse las vacunas antes que los sectores de riesgo fue única y exclusivamente para concienciar a esa parte de la ciudadanía negacionista de que hay que vacunarse.

“Hay muchas dudas sobre la eficacia de las vacunas que han empezado a comercializarse. Eso ha llevado a la gente a no tener claro si se la quiere poner, y con este gesto no se puede negar que hemos conseguido trasladar a esas personas que las vacunas son seguras. No entendemos las críticas recibidas ante un gesto tan altruista”, explicó un consejero de Murcia.

En Cabronews tenemos dos lecturas sobre las explicaciones expuestas, una buena y otra mala. La buena es que efectivamente el interés de los mandatarios manda el mensaje de que las vacunas son seguras, y la mala es que la clase política española sigue adueñándose de todo