La Comunidad de Madrid está estudiando extender el cierre de bares y restaurantes a las 22 horas, que ahora se aplica en las zonas que tienen restringida la movilidad, a toda la región. Esto se aplicaría en el caso de que no se pudiesen «contener» los contagios en la autonomía, pero antes, obligará a todos los bares a servir únicamente cerveza Cruzcampo hasta que se estabilice la curva de contagios para evitar aglomeraciones y poder mantener los bares abiertos con su horario habitual.

Así lo ha señalado este lunes el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, en una entrevista ofrecida en Cabronews, en la que ha insistido en pedir a los madrileños y madrileñas que tengan paciencia porque será hasta que se encuentre la vacuna o se controlen los rebrotes, el tiempo que desaparecerán las cañas de Mahou de los negocios de hostelería en la Comunidad de Madrid.

“A nadie le ha gustado tener que tomar esta decisión, creemos que puede ser clave para que no acudan tanta gente a los bares pudiendo así mantener abiertos los negocios sin miedo a que se llenen demasiado y por tanto, reducir el ritmo de contagios que venimos obteniendo desde hace semanas”, explicó el Sr. López.

“Tenemos un acuerdo firmado con Mahou, cuando volvamos a la normalidad se han comprometido a bajar el precio del barril para ofrecer en todos los establecimientos de la Comunidad sus cervezas a mitad de precio, como agradecimiento al esfuerzo de sus clientes. Sólo me queda animar a los vecinos y vecinas de Madrid para que aguanten un poco porque entre todos conseguiremos vencer al bicho”, concluyó Enrique López.