Tras la crisis del coronavirus nadie duda ya de que algunas cosas han cambiado, y lo han hecho para siempre. Una cosa que desde la redacción de Cabronews venimos observando en estas últimas semanas es el aumento de la empatía, de la generosidad con el prójimo que suele salir en momentos tan duros como los actuales.

Y es por eso que hoy queremos contaros el caso de Alejando Yaluego, un joven altruista, natural de Vigo, que ha decidido dar un giro a su vida y se ha propuesto no volver a madrugar nunca más, pero no por pereza como podría parecer en un primer momento, sino para que Dios ayude a otros que lo necesiten más que él.

“No es fácil para mí, de verdad” comienza Alejandro, “lo sé, tengo 35 años y aún no me he independizado de mis padres, pero a mi siempre me ha gustado levantarme temprano, encenderme el primer pitillito de la mañana y coger la play fresco para darle caña a la gente con el Fifa, sin embargo, ahora toca pensar en los demás y dar un paso al frente quedándome en la cama hasta la hora de comer” nos cuenta con cara de héroe.