Gran decepción se llevó este domingo en su casa a las afueras de Madrid, un vecino de Galapagar, al quedarse esperando a unos amigos que nunca llegaron, para celebrar un año más, la gran barbacoa que da el pistoletazo de salida a un ansiado verano.

Agustín Torro, que así se llama el protagonista de este suceso, invitaba a sus amigos a la casa que adquirió nueve años atrás, y que esde el primer año no faltaba ninguno. Los invitaba a todos asumiendo todos los gastos del gran evento.

Un equipo de Cabronews, ha conseguido localizar a Agustín y sacarle algunas palabras. Eso sí, con cuentagotas, aún está empachado al tener que comerse gran parte de la compra para no tirarla.

“El año pasado se desfasó mucho la fiesta, ya no nos sientan las borracheras como antes y la gente mete mucho la pata. Decidí no comprar este año alcohol para evitar que se repitiera lo del año pasado, que casi llegamos a las manos incluso “.

“Debería haberme callado y no decirles nada hasta que llegaran a casa, aunque no me cabe duda que se habrían ido igualmente tras ver que no había cerveza”.

“Son tan borrachos como cabrones estos amigos míos”, recalca Agustin, camino del inodoro por quinta vez en un rato.