Ya está aquí la solución definitiva para los torpes de dedos. Se trata de un sujetador que abre su broche con sólo dar dos palmadas al aire.

Se trata de un invento nacional, del inventor Enrique Apañao, quien haciéndose eco de las quejas de aquellos que se quedan a medias en el momento más álgido, decidió ponerse manos a la obra e idear un dispositivo para ayudar a los manos de trapo.

Nuestro reportero Francisco Tilla ha hablado con este joven inventor y esto ha sido lo que nos ha contado:

“En un principio pensé en un mando a distancia, pero siempre me he flipado con las películas americanas y eso de apagar las luces dando palmadas”, “así que me puse a ver tutoriales por el Youtube y aprendí a hacerlo con las luces”, “ya sólo me faltaba añadirle el broche del sujetador”, “dicho y hecho en unos días saqué el prototipo, lo probé con mi novia y todo fue estupendamente, di dos palmadas y sujetador al suelo”.

“Total, que sacamos una línea de sujetadores y los presentamos con un grupo de modelos muy apañadas y claro, cuando la gente empezó a aplaudir la colección pues imagínese usted la que se formó en aquella sala”.