Hoy les relatamos el extraño caso de la gallina Mónica Ponata, presidenta del colectivo de Gallinas felices, que asegura que cuando se emociona se le pone la piel de humana, de hecho asegura que es algo bastante común en su especie y le pasa a la mayoría de sus congéneres.

Según esta gallina, uno de los momentos de mayor excitación lo experimentan cuando notan que se les acerca el gallo por detrás, “yo cuando noto que el gallo Perico se me pone detrás ya estoy esperando el picotazo en el cuello, entonces me pongo nerviosa y la piel automáticamente se me pone de humana”, “aunque no es la única situación en que se me pone la piel de humana”, “cuando hay movidas en el gallinero o cuando voy a poner un huevo, pero sobre todo cuando veo que llega el tío ese con el cuchillo en la mano”.

La gallina ha aprovechado nuestro micrófono para hacerse eco de la controversia surgida a partir de los vídeos virales de las activistas que aseguraban que separan a los gallos de las gallinas, bajo el motivo de que estos las fuerzan a aparearse. Sobre esto la señora Ponata ha asegurado que, “si nos quitan al gallo Perico ya no seriamos gallinas felices”.