Los hechos han ocurrido en un edificio de oficinas de Tokio, la capital de Japón, cuando uno de los vigilantes de seguridad decidió iniciar el protocolo de emergencias en caso de terremotos, tras escuchar un sonido estremecedor que hizo temblar todo el edificio y que llegó a marcar en el sismógrafo del edificio una Magnitud de 7.9 en Escala Richter.

Uno de nuestros reporteros se ha trasladado hasta la capital japonesa y ha podido entrevistarse con Mikulo Toroto, el hombre que sin querer ha provocado la evacuación de todo el edifico, que muy amablemente nos ha dejado su testimonio acerca de lo ocurrido:

“Pues vengo del Hospital ahora mismo, me han puesto 5 puntos de sutura en el ano, no tenia ni idea de la que se iba a liar, yo solo se que tenia un dolor muy fuerte de estomago, así que cerré los ojos y dije que sea lo que Dios quiera, menos mal que por suerte no me cagué encima”, ha afirmado Mikulo con orgullo.