Dos agentes de la Policía Nacional de Zaragoza detuvieron la pasada noche a Josefa Antasma, más conocida como la niña de la curva. Según parece Josefa se encontraba dando sustos pasadas las once de la noche en una esquina de la carretera nacional N-330 que une Zaragoza con Huesca.

Uno de los reporteros de Cabronews se ha trasladado hasta los calabozos de la Comisaría de Zaragoza donde se encuentra detenida la niña de la curva que muy amablemente nos ha dejado el siguiente testimonio en exclusiva:

“Es la primera vez que me pasa algo así, se lo intenté explicar a los agentes que me detuvieron, que yo ni veo la tele, ni estoy al día con las nuevas normativas a causa del coronavirus, que yo a lo único que me dedico es a dar sustos”, explicaba Josefa. “Pero no han querido escucharme y antes de que me diera cuenta ya tenía puesta las esposas y estaba declarando aquí en la Comisaría”. expresaba la arrestada.

“Según me han dicho tengo que pasar la noche aquí y pagar una multa de 6000 euros. Solo espero que me encierren junto con más reclusas a las que poder asustar porque sino se me va a hacer la noche eterna aquí dentro”, aseguraba Josefa. “En cuanto a los 6000 euros de multa a ver de dónde los saco, tengo cotizados menos días de trabajo que Abascal. Me va a costar la vida reunir ese dinero”, sentenciaba la niña de la curva.