Manuel Fernández Pistado, natural de Valencia, asegura que ha encontrado la técnica definitiva para dar con su coche en los abarrotados aparcamientos de los centros comerciales. Esperar a que cierre y se vaya el último. De este sencillo modo, el coche que queda no tiene más remedio que ser el de él.

Hasta el domicilio de este singular personajillo hemos enviado a nuestro reportero Guillermo Vida Mutocha. Estas han sido las palabras del despistado:

“Más de una vez he llegado a mi casa con un coche de otro modelo y otro color al mio”, “fíjese que mi coche es negro y una vez llegué con uno rosa”, “pero con esta técnica me siento mucho más seguro, aunque le tengo que reconocer que no es segura al 100%”, “sin ir más lejos ayer llegué a casa con el coche del guardia de seguridad del centro comercial”.