Esta mañana se ha dado a conocer la primera sentencia que condena a un ciudadano a dos años de prisión por poner la alarma de su teléfono móvil cada cinco minutos desde las 7:00 hasta las 8:00 de la mañana. La denuncia la ha interpuesto su mujer, Amanda Huevos, harta de no poder descansar por culpa del ‘flojo’ de su marido.

Un reportero de Cabronews se ha acercado hasta la casa de Amanda que con una cara descansada y sonriente nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“Llevaba años aguantando el ruido de la dichosa alarma del móvil de mi marido sonar cada 5 minutos, desde las 7:00 hasta las 8:00 AM y al final para nada porque se levantaba a las 9:00”.

“Dos horas de mi vida perdidas todos los días escuchando la dichosa alarma, hasta que ya me harté y contraté a un abogado y después de celebrarse el juicio por fin me han dado la razón, han metido dos años preso a mi marido, todavía no me lo creo, estoy como loca de contenta”, ha sentenciado Amanda.