Hay algunos comensales del restaurante de ‘First Dates’ que pueden dejar de piedra a muchas personas con sus historias personales. Este es el caso de Agustín Pinchando, un expolítico de 65 años, que enmudeció a Carlos Sobera tras confesarle que a lo largo de su vida se había acostado con más de 15.000 mujeres: “Han sido muchas y variadas. En mi apogeo mantuve relaciones simultáneas hasta con 12 mujeres diarias”, explicaba Agustín al presentador de televisión vasco.

“Tal y como te cuento Carlos, el día que cumplí los 18 años, mi padre me llevó a un prostíbulo y desde entonces no he dejado de ir ni un solo día”, continuó Agustín. “Nunca he querido encariñarme con ninguna mujer porque siempre he estado esperando a la mujer perfecta, pero ya me cansé de esperar, con la que me traigáis esta noche me caso”, afirmaba Agustín con claros síntomas de embriaguez.

Dejando aparte estas confesiones, el expolítico compartió cena con Lola Mento, una economista de 60 años que declaró que había tenido más de 8 relaciones de larga duración, y que en todas ellas, su relación había terminado porque su pareja le habían sido infiel: “He tenido muy mala suerte con los hombres”, aclaraba Lola.

Una vez sentados en la mesa, ambos disfrutaron de una agradable cita, en la que Agustín le tiró los tejos a todas las camareras del restaurante, incluso a algunas comensales de las mesas cercanas provocando el enfado de sus respectivas citas y de Carlos Sobera. Aparte de eso la conversación entre ambos fluyó, encontrando varios puntos en común como que, por ejemplo, a ambos les gustaba el alcohol. “Me tomo todas las noches cuatro litros de cerveza para poder dormir”, desveló Lola.