La borrasca ‘Filomena’ está haciendo estragos en la mayor parte del territorio español. Uno de los grandes perjudicados ha sido el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, que se ha despertado hoy a la 1 de la tarde viendo su casa sumergida en una montaña de nieve.

Uno de los reporteros de Cabronews se ha trasladado hasta Galapagar para entrevistarse con el líder de Unidas Podemos que, tras ofrecernos una pala para ayudarle a quitar el metro y medio de nieve que rodeaba toda su parcela, nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“Hace un frío del carajo”, explicaba Iglesias a nuestro reportero. “Cuando me he despertado esta mañana y he visto como estaba el casoplón no podía ni creérmelo y he tenido que decirle a mi señora que me hiciera una foto para que todo el mundo pudiera ver lo bien que trabajo con el pico y la pala quitando toda la nieve que cubría mi jardín”, explicaba el número 2 del Gobierno de Sánchez.

“Debería haberme quedado en Vallecas a vivir, entre los manifestantes que se agolpan a diario en la puerta de mi casa, y el frío que hace en este pueblo, la verdad es que cada vez tengo menos ganas de vivir como un rico. Echo mucho de menos la calefacción centralizada que había en mi piso de Vallecas y el calor de su gente. Desde que me he mudado a este pedazo de casoplón solo he tenido problemas. Voy a tener que poner la casa en venta”, sentenciaba Pablo Iglesias con claros síntomas de fatiga después de estar 5 minutos trabajando quitando nieve de la entrada de su casa.