Don Manolo Vivenir, se sometió el pasado jueves a una intervención de blanqueamiento anal en la clínica estética “Si no puedo con la dieta, lo pago con la tarjeta” que no salió según él había previsto.

Nada más despertar, comenzaron sus sospechas de que en lugar del ano le habían operado los pechos. Según declaraciones del propio Vivenir su primer pensamiento fue “pues no era para tanto, el ojete no molesta nada” pero a medida que se iba despertando se percató de que si tenía molestias pero que estas procedían de la zona del pecho. “Cuando me puse las manos en el pecho, lo primero que pensé fue, la virgen tengo tetas”.

El Doctor Pedeco Jones, responsable de su operación ha declarado que “Ese día íbamos a tope de trabajo y la enfermera tenía día de asuntos propios, mezclé los expedientes y pasó lo que pasó”,  y lo que pasó fue que el señor Vivenir se fue a casa con unos esplendorosos pechos y la chica que iba detrás con un ano reluciente.

La clínica ya ha manifestado que se hará responsable de este malentendido y que repondrá el daño producido.  Mientras Manolo y su señora se divierten experimentando con la anatomía provisional de este, hasta el punto de plantearse el quedarse definitivamente con ellos.