Nos ha llegado a nuestra redacción el caso de unas amigas de Murcia que después de gastarse 100 euros para asistir a una fiesta de música electrónica finalmente no consiguieron acceder al recinto porque cuando terminaron la botellona previa a la fiesta ya la fiesta terminó.

Desde Cabronews hemos conseguido entrevistar a Candela Chunga una de las protagonistas de este suceso que nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“Pues tal y como te lo cuento, compramos las entradas para el festival y decidimos hacer un botellón pero una de mis amigas compró un par de pollos y ya la cosa se nos fue de las manos”.

“A las 11 de la mañana cuando decidimos entrar al festival ya estaban unas limpiadoras barriendo el recinto, así que no tuvimos mas remedio que buscar un sitio para desayunar y pedir el día de asuntos propios en el trabajo el lunes porque la resaca que teníamos era como para encerrarnos en centro de desintoxicación”, ha sentenciado Candela.