Según fuentes médicas del Hospital Gregorio Marañon en Madrid, esta mañana ha ingresado con carácter de urgencia, Rubén Fermizo, un joven madrileño que tras invitar a cenar a su nueva novia a un restaurante japonés salió con el cuerpo lleno de cortes realizados con la espada de un Samurai.

Uno de nuestros reporteros se ha trasladado hasta el pabellón de urgencias del hospital madrileño y ha podido entrevistarse con la victima de este escalofriante suceso que nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“La culpa es mía, todo ha pasado por dármelas de inteligente y de bohemio, a mi el pescado crudo ni me gusta ni se pronunciar su nombre”.

“Mi nueva novia lo tenia claro ella pidió ‘Sashimi’ y cuando me tocó a mi pedir mi plato la unica palabra que me sabia japonesa era ‘Harakiri’ que tampoco tenia muy claro lo que significaba, pero la duda me duró segundos, de pronto el japones salió con una espada y disfrazado de Samurai y empezó a pegarme espadazos por todo el cuerpo, menos mal que llevaba un chaquetón de los gordos”, ha sentenciado Rubén.